La bandera de Corea del Sur - el Taegeukgi

El fondo blanco inmaculado de la bandera coreana (o Taegeukgi) es la paz, lo inmanifestado de donde surge y se sustentan todas las cosas existentes; es el Gran Ser del que habla la filosofía taoísta de la China ancestral y del que todo es emanado hacia la manifestación material del ser en sus dimensiones físicas y en sus proyecciones tangibles.

Dice el Tao que aquello que es explicado (en relación una vez más con el fondo blanco de la bandera) no es el Tao porque el Tao solamente puede ser profundamente comprendido y asumido, sin que para ello puedan existir palabras, o sea, en el profundo silencio de la meditación.

El Yin y el Yang, la proyección del frío y del calor, del positivo y del negativo, se representan en el círculo rojo y azul del centro de la bandera que expresa que la manifestación se da por medio de dos grandes movimientos y fuerzas que eternamente se entrelazan y producen la proyección de otras tantas fuerzas dependientes de ellas.

Estas fuerzas secundarias son los Taeguks dibujados como los trigramas que hacen parte fundamental de El Libro de las Mutaciones, o I Ching, atribuido a Lao Tsé, dentro del cual en una hermosísima presentación poética y profundamente enigmática, se construyó un oráculo que se estudia en la construcción de los hexagramas.

Pero estos Taeguks, de los que vienen las formas marciales del Taekwondo, conjugan en sus combinaciones las posibilidades de la vida manifestada humana y de nuestro planeta.

Los elementos fundamentales de la filosofía china, de la cual son alumnos los Maestros y monjes coreanos, son cielo, lago, fuego, trueno, viento, agua, montaña y tierra (Keon, Tae, Ri, Jin, Seon, Gam, Gan y Gon) que también son una expresión de los ocho puntos cardinales coreanos (Sur, Sureste, Este, Noreste, Suroeste, Oeste, Noroeste y Norte).

El Taekwondo como manifestación de Taegeukgi 

El Taegeukgi viene del Gran Ser, del Todo absoluto sin manifestación. de la paz perpetua y eterna e inalterable de donde todo mana sin fin, sin límite alguno y sin tiempo alguno, el Ser inalterable en su forma y en su manifestación.

Es la permanencia, el Ser inmutable, la fuente de toda sabiduría y de toda plenitud humana; de la paz permanente que los Maestros taekwondogas verdaderos buscan y por la que trabajan constantemente.

Dice el Tao Te King que la única forma de comprender el Tao (el Gran Ser) es estudiar la manifestación material por medio de sus Taeguks para meditar y contemplar en origen y las leyes que gobiernan tal expresión y proyección hacia las escalas inferiores de la existencia.

Es así que el Taekwondo es el Taegeukgi en movimiento, una expresión de los elementos de la naturaleza compuestos en formas marciales físicas que invitan a la meditación y a la NO intervención de la manifestación universal. El Tao enseña que se puede conocer el Taekwondo como expresión y referencia de la naturaleza y del Tao, pero imposible comprender en el esquema de pensamiento tradicionalmente humano de dónde ha sido inspirado, lo cual, solamente se le comprenderá por medio de la meditación.

El Taekwondo y sus formas marciales es el TODO universal que se manifiesta porque equivale a los elementos que constituyeron inicialmente al Universo visible que surge de uno invisible del que emanan todas las causas primeras que siguen interactuando eternamente para producir las posibilidades de lo existente.

El taekwondoga es un meditador, un ser humano que contempla y que sigue el precepto del Tao de no intervenir en los movimientos de la naturaleza de la cual hace parte, para no alterar en su curso normal. Ella tiene su fluir y debe hacerlo de acuerdo a lo que dispone el Tao. Obstruirla  es el fracaso del taekwondoga y de la contemplación taoísta.